La huella del guitarrón chileno: investigación sobre lutería es realizada en Teno

La lutería es el arte de construir instrumentos musicales de cuerda. Entre estos se encuentra uno nativo de nuestro país: el guitarrón chileno, que es un instrumento muy hermoso, pero lamentablemente poco conocido. Se sabe que su procedencia es chilena, sin embargo no se tiene la certeza de cuándo o dónde nació, por lo que mantiene fama de ser un instrumento muy misterioso.

El guitarrón chileno es utilizado tradicionalmente en el canto a lo poeta, donde acompaña la poesía cantada en versos a lo Divino (en ocasiones como velorios, vigilias, novenas, etc), versos a lo humano (por travesura, por amor, por mundo al revés, etc) y en la paya (poesía improvisada). Su forma es similar a la guitarra, aunque su caja de resonancia es mucho más acinturada y profunda. Cuenta con 25 cuerdas agrupadas en órdenes, una serie de adornos en el puente y roseta, y algunos tienen clavijas de madera en su pala. Quienes cultivan el arte del canto a lo poeta, otorgan a dichas características del guitarrón chileno una serie de símbolos que aluden al canto a lo poeta en sí: ocho espacios en el mástil para representar los vocablos octosilábicos; cuatro cuerdas llamadas diablitos que representan la cuarteta que glosa el verso; cinco órdenes de cuerdas en referencia a la cantidad de décimas de un verso chileno; y dos puñales como extensión del puente, que representan el duelo entre dos payadores.

En cuanto a su construcción, las 25 cuerdas del guitarrón chileno y su acinturada caja implican una complejidad excepcional, debido a la gran tensión que ejercen las cuerdas, que muchas veces provoca la torsión o rotura. Tal vez por ello son muy escasos los lutieres dedicados a la confección de este instrumento. Anselmo Jaramillo Guajardo lleva más de cincuenta años en el arte de la lutería y treinta años de experiencia construyendo guitarrones chilenos, logrando una durabilidad y calidad sonora que los destaca a nivel nacional y mundial. Debido a ello, los jóvenes cantores a lo poeta y gestores culturales Nicolás Inostroza Codoceo y Francisca Brieba Townsend, decidieron realizar una investigación sobre las técnicas de construcción utilizadas por don Anselmo.

Así, en la comuna de Teno (región del Maule), se estará ejecutando el proyecto “La huella del guitarrón chileno: planimetría y construcción según el lutier Anselmo Jaramillo Guajardo”, financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Fondart Nacional Línea de Investigación en Artesanía, convocatoria 2018. El objetivo es realizar un estudio en profundidad sobre el guitarrón chileno y las técnicas de construcción utilizadas por dicho lutier, abordando además las cualidades de las maderas y la planimetría de algunos modelos tradicionales de guitarrón chileno. Esta iniciativa permitirá materializar la sabiduría y experiencia de Anselmo Jaramillo Guajardo, quien refiere que su deseo es entregar sus conocimientos para que más lutieres logren construir exitosamente guitarrones chilenos, garantizando la calidad del sonido y la durabilidad del instrumento, para finalmente contribuir al patrimonio cultural de Chile.

Una vez concluida la investigación, sus resultados serán difundidos a través de una exposición de fotografías, que será gratuita y abierta a todo público interesado, a realizarse en Talca y Teno en lugares y fechas por confirmar.

Posted in Prensa and tagged , , .

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *